Área de texto

Rompiendo la invisibilidad

Rompiendo la invisibilidad - Derechos de las personas con discapacidad.

Hace cuatro años se votaba en el Parlamento la aprobación de la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Personas con Discapacidad, Ley N° 18.651. La misma consta de 12 capítulos y 94 artículos. Esa Ley no llenó un lugar vacío, al contrario, actualizó y mejoró la Ley 16.095 de 1989, la que a pesar de su importancia tenía aspectos que ya habían sido superados ampliamente (como la centralidad médica de la discapacidad, pasando a una conceptualización bio-psico-social) y a pesar de haber transitado varios gobiernos de todos los partidos, estaba sin reglamentar, y sin cumplir.

Desde 2005 en adelante y sobre todo desde el 2010 se asumió este tema con gran atención, más allá del buen trabajo que venía realizando desde el BPS. Con ley y sin ella se avanzó en varios puntos que mencionaremos al final. No sin antes señalar un aspecto que resulta medular y personalísimo.

Cuando nos pusimos a trabajar con algunos compañeros en este tema, la verdad es que no sabíamos más que los eufemismos políticamente correctos. Entonces estábamos en la Cámara de Diputados y realizamos una convocatoria abierta pero sin esconder nuestra pertenencia política, a través de diferentes redes y en virtud de las facilidades que las nuevas TICs ofrecían, no preguntamos a qué partido político pertenecían, precisábamos conocer el estado de situación de las políticas y de las necesidades de las personas con discapacidad y sus familias. A ese llamado respondió bastante gente de la que aprendimos y aún hoy seguimos aprendiendo. Entre otras cosas de esa convocatoria se elaboró la que luego fue le Ley 18.094 y se construyó un documento (de los escasísimos que hubo) sobre Educación y Discapacidad que se envió al primer Congreso Nacional de Educación. Luego se continuó trabajando en la elaboración de otros proyectos de ley, con éxito diverso en su tratamiento y finalmente buena parte de todo ese esfuerzo se tradujo en la redacción de lo que terminó siendo la Ley 18.651.

En ese recorrido aprendimos mucho, nunca lo suficiente, porque partimos de la premisa de que lo que teníamos para ofrecer era una plataforma de trabajo parlamentario pero que el conocimiento y las respuestas las tenía la gente. Aprendimos de muchas cosas más que sólo del “tema”, y lo que más nos dimos cuenta es que había que perder algunos miedos y abandonar actitudes. Perder el miedo a lo diferente que nos hace iguales, y abandonar la actitud que históricamente se construyó desde la filantropía y en el peor caso la demagogia lisa y llana. Aprendimos que existía el círculo de invisibilidad y entendimos que había que destrozarlo. Y eso era un acto político. Se puede y se debe hablar de política y discapacidad, ocultarlo es una nueva forma de denigrar.

El proceso de elaboración de aquella ley no fue fácil, existían muchas barreras para sortear, mucho daño realizado sobre la percepción de derechos. Como si se tuviera que pedir disculpas. Así fue que nos convencimos que había que llevar la discapacidad al espacio público y político desde la perspectiva de derechos, desde el propio protagonismo y no solo desde la mediación política.

Por esto nos parece sorprendente que se quiera volver al pasado, cuando algunos ocultando su origen e intencionalidad convocan y luego reivindican para si una representación que por suerte es cada vez menos necesaria, y promueve llevar ante el Instituto de Derechos Humanos una queja, lo que es pura y dura demagogia.

Veamos entonces los avances y veamos también los debes, pero no en clave asistencial y filantrópica sino en clave política como una responsabilidad en una determinada sociedad.

Breve repertorio:

· A pesar que estaba legislado desde la ley de 1989 nunca se cumplió con el 4% de las vacantes en la función pública para personas con discapacidad, fue la Intendencia de Montevideo primero y luego en varios organismos de la administración central a partir del gobierno del Frente que se comenzó a dar cumplimiento de ello, más allá de cualquier reglamentación. Pero también, se fomentan cupos de empleo a través de la Ley de Empleo Juvenil con exoneración tributaria para empresas y la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) y Contaduría General de la Nación (CGN) reglamentan el ingreso a la función pública.

· En materia de Salud, se cuenta con el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) con Cobertura de asistencia para toda la familia.

· Se creó la Unidad de Atención en Salud para Personas Sordas (USS),en convenio con el Programa Nacional de Discapacidad - Ministerio de Desarrollo Social (Pronadis - Mides), la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), la Intendencia de Montevideo (IM) y la Federación Nacional de Instituciones de la Comunidad Sorda del Uruguay (FENASUR). Siendo pionera en América Latina.

· Creación del Laboratorio de Ortopedia Técnica, centro de adjudicación de prótesis y férulas de forma gratuita para todo el país a la población con bajos recursos.

· Fortalecimiento institucional en el período 2005 – 2010 pues se transita para la consolidación del Programa Nacional de Discapacidad (Pronadis) y desde un enfoque social pasa a formar parte del Ministerio de Desarrollo Social. Y también se han reconocido la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo.

· En materia de Educación, por decreto el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) crea la Comisión para la Continuidad Educativa y Socio– Profesional para la Discapacidad, enmarcando un fuerte trabajo inter institucional.

· En materia de transporte, por resolución se implementan flotas accesibles en el Sistema de Transporte Metropolitano, hoy en día la ciudad cuenta con más de noventa unidades. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) amplia el Derecho para la adquisición de automóviles con exoneración del IVA.

· En materia de Movilidad, se reglamenta el uso del bastón blanco y verde (para personas ciegas y de baja visión respectivamente) y acceso a lugares públicos y privados con perro guía.

· Desde el programa Compromiso de Accesibilidad asumido por las Intendencias de Canelones, Maldonado, Montevideo, Rocha y el Pronadis, se destaca a nivel nacional la concreción de plazas inclusivas para la plena participación y recreación de las niñas y niños de todo el país.

Mejora de la asistencia que presta el BPS.

A cuatro años de la promulgación de la Ley 18.651 durante el primer período de gobierno del Frente Amplio, se redobla el compromiso para la reglamentación de los aspectos que sean necesarios de la Ley. Consolidando el camino hacia una política de reconocimiento, promoción, protección y participación garantizando el pleno derecho de las personas con discapacidad.

Este año 2014, en el primer semestre se implementará el programa de Asistentes Personales para las Personas con Discapacidad Severa en situación de dependencia (Mides - BPS). Una de las grandes reivindicaciones y queríamos dejarlo para el final, porque entendemos que es como debemos trabajar en estas cosas.

Creemos que el fundamento de la acción de la izquierda más allá del aspecto de la igualdad, tiene centrado su razón de ser en la emancipación, y para ello precisamos la promoción de la mayor autonomía personal, que no tiene absolutamente nada que ver con el individualismo. Este programa que tiene altos costos es parte de esa visión. No será de simple aplicación por su falta absoluta de antecedentes, por la falta aún de personas con la formación requerida y sin duda también por sus costos. Sin embargo es este gobierno el que aún así asume el desafío y lo inicia. Es probable que en el camino se cometan errores y como en cualquier proceso que inicia la selección pueda contener injusticias, pero no queden dudas que no es filantropía ni demagogia es puro y duro ejercicio de derechos.

Pablo Álvarez